Calidad casco Vemar, un año de uso

Hace un año decidí adquirir un casco de la marca Vemar. Siempre me había parecido que la calidad precio era excelente. De acabados sobresalientes se comercializan a un precio realmente ajustado.

Utilizo la moto a diario para ir al trabajo, unos 10km en total al día. El casco integral únicamente cuando el calor me lo permite. Creo que puedo calcular el tiempo efectivo de uso de este casco en 6 meses.

Mi anterior casco, un Nolan N81 debía ser sustituido después de 10 años, la verdad es que había resultado ser un casco excelente, ni un solo defecto o deterioro anormal debido al uso. Un auténtico casco de batalla que se ha comportado más que dignamente. Con unos 200 euros de presupuesto decidí acudir en busca de nueva protección de cabeza. Dado que me gusta probarme un casco antes de comprarlo decidí visitar algunas tiendas de Barcelona.

Llegué a JCB, con mi idea en mente de 200 euros me ofrecieron este Vemar por unos 135. Me convenció y me fui para casa con mi nuevo casco, contento por haberme ahorrado algún dinero en un casco que me recomendaron porque no notaría diferencia con los de marcas de más nombre de nivel inmediatamente superior. Como resultado no considero que me llevase un chollo, más bien que me llevé un casco de 135 euros y no el de 200 que yo quería, con lo que siempre me quedará una pequeña insatisfacción en mi interior, y no hablo del precio, ni de estética; hablo simplemente de CALIDAD.

 

Resultados:

  1. Experiencia de uso:Siempre teniendo el precio de compra, ha resultado ser un casco muy bueno y cómodo para uso diario sin tener que preocuparte por llevar una joya encima. No conduzco scooter, por lo que cada vez que me bajo de la moto he de llevarme el casco encima a todas partes. Se agradece que el trasto este que debemos llevar de arriba a abajo durante todo el día no merezca demasiadas atenciones ni sea protagonista de nuestro sufrimiento. Por esta entre otras razones acepté la adquisición de un casco de un precio tan bajo.
    En cualquier caso nunca he sido un destroza cosas y siempre me gusta mantener mis pertenencias en buen estado.
  2. Imagen de marca:No ha generado una gran decepción en mi el hecho de apreciar determinados defectos en este casco, lo que si me ha convencido que lo que compras en Vemar es calidad/precio, y la relación que acostumbramos a considerar buena si se une al precio bajo que tanto nos gusta obtenemos una calidad baja. Y si no es esto lo que buscamos podemos salir insatisfechos de esta relación. Como marca yo me plantearía si me interesaría fabricar los distintos niveles de calidad bajo otro nombre de marca. No dudo que Vemar pueda tener buenos cascos, pero vender cascos desde 60E hasta lo que cueste un casco de competición bajo el mismo nombre no resulta ser muy beneficioso de no ser que se pretenda deteriorar la marca y ser el rey del low cost.
  3. La calidad se paga, y también su ausencia:Una prueba de vida de 6 meses de uso me han servido para determinar la calidad de este casco. Podéis ver en la imagen el deterioro de los interiores. Alguno podría pensar que han sido tratados con excesivo ímpetu. Mi opinión es que sufren un inaceptable defecto en la elección de materiales. Al mes de tenerlo ya se había rajado el «plastipiel» agujereado. Ahora hace que busque maneras de solucionarlo, también es la causa de la redacción de esta entrada.
    Lo más extraño es que el resto de elementos del casco están sorprendentemente bien conservados, ¿cómo es posible? Yo lo achaco a la calidad del producto. Qué lástima que por escatimar el coste de un material se pierda todo lo ganado por el conjunto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.